Ciudades inteligentes en Latinoamérica ¡Tema central de la feria Smart City Expo LATAM!
6 de julio de 2021
¿Aplicarías coaching ejecutivo a tu empresa?
7 de julio de 2021

¿Y si saboteamos las creencias limitantes? ¿Te animas?

¿Te imaginas saboteando a las ideas que llevan tiempo impidiendo que cumplas tus metas?

Las creencias limitantes son un tipo de pensamiento que están arraigados en el inconsciente y que se transforman en una barrera para explorar las posibilidades que se nos presentan diariamente.

Básicamente, éstas contienen juicios previos que repercuten directamente en lo que podemos o no lograr en determinadas situaciones.

En su mayoría tienen una connotación poco positiva, puesto que nuestra mente genera una realidad paralela a lo que está ocurriendo, basándose en ideas preconcebidas acerca de las situaciones, personas o relaciones.

Esto causa que dejemos de realizar o decir algo por temor a que el resultado no sea lo que esperamos.

* En concreto:

Una creencia limitante es un estado mental, convicción o creencia que crees que es verdad y que te limita de alguna manera. Esta creencia limitante podría ser sobre ti, tus interacciones con otras personas o con el mundo y cómo funciona.

¿De dónde surgen las creencias limitantes?

Ahora que comprende qué son las creencias limitantes, ¿sabes qué las causa? ¿De dónde vienen y cómo han influido en tus decisiones en la vida?

Algunos argumentan que las personas no están programadas para ser de mente abierta, ya que nuestros prejuicios inherentes hacen que solo deseemos información positiva y agradable.

Sin embargo, hay otras cosas que causan creencias limitantes además de los prejuicios inherentes y la incapacidad de tener una mente abierta. A continuación, encontrarás algunos con los que puede resonar.

1 Creencias familiares

Al crecer, es probable que tus padres tuvieran la moral y los valores que trataron de inculcarte. Estos a menudo provienen de sus propias creencias e ideas familiares sobre cómo deberían ser tanto ustedes (como hijos) como el mundo. Podrían ser cosas como qué trayectorias profesionales deben tomar, cómo comportarse y cómo interactuar con los demás.

Puede terminar formando sus propias creencias limitantes basadas en las creencias que le inculcaron. Un ejemplo serían tus padres que refuerzan la creencia de que la autoridad nunca debe ser desafiada.

Como resultado, puede creer que el trato injusto por parte de personas con autoridad es algo que debe aceptarse en lugar de cuestionarse. Incluso es posible que no pueda reconocer este comportamiento.

2 Educación

La educación también juega un papel importante en la formación de creencias limitantes. Ya sea que esté aprendiendo de su familia, maestros o amigos, todos tienen un impacto en lo que adopta como verdad. Esto se debe a que ambos están en una posición de autoridad y comparten constantemente información, ideas y creencias sobre cómo funciona el mundo.

¿Cómo reconocer las creencias limitantes?

Paula Hormazábal, psicóloga clínica especialista en psicoterapia femenina y temáticas de género señala que “desde el punto de vista de la psicología cognitiva podemos entender que las creencias limitantes son distorsiones cognitivas arraigadas en el inconsciente, por tanto su nivel de profundidad va a determinar el trabajo que debemos realizar para erradicarlas de nuestra mente”.

En este sentido, podemos mencionar que existen las creencias del “tipo polarizado” , que nos hacen ver las situaciones desde lugares antagónicos sin punto medio, lo que produce que no seamos capaces de flexibilizar nuestra posición o modificar nuestro punto de vista.

Por otro lado, se encuentra la “sobre generalización” que se traduce en teñir toda una experiencia en base a un hecho puntual que podría haber salido no tan bien como lo pensamos.

Mientras que la “racionalización emocional”, provoca que sostengamos juicios muy duros hacia nosotros mismos, basándonos sólo en cómo nos sentimos frente a las situaciones de nuestra vida, es decir, si algo nos genera tristeza o frustración vamos a pensar que todo lo que hacemos es negativo.

Las creencias limitantes afectan nuestro día a día

Cada “creencia imaginaria” nos impedirá cumplir con nuestras metas, ya que al no ver la realidad objetivamente nos costará tomar contacto con nuestro verdadero potencial.

“Al ser construidas a partir del miedo, cargamos nuestros pensamientos con experiencias emocionales y relaciones traumáticas de nuestro pasado, creando de manera inconsciente una imagen de insuficiencia de nosotros mismos que muchas veces no es un reflejo de la realidad”, explica Paula Hormazábal.

Cómo trabajar en ellas para derribarlas

La psicóloga indica que el primer paso es identificarlas. ¿Cómo? Haciéndonos conscientes de qué patrones repetimos para obtener los mismos resultados que nos provocan frustración.

“Esto nos lleva a resignificar cada una de las situaciones de un modo más amplio, permitiéndonos cambiar la forma en que nos contamos las historias y así transformar nuestro diálogo interno”, aconseja.

Paula Hormazábal, entrega tres pasos sencillos para comenzar este camino:

1. Escribir nuestros miedos y cómo estos han paralizado nuestra capacidad de hacer.

2. Luego tomar acción primero en pequeños cambios, para que veamos los resultados y estos nos animen a hacer transformaciones más grandes.

3. Finalmente poner mucha atención a cómo nos hablamos, de modo de eliminar poco a poco juicios acerca de las cosas, situaciones o personas.

La especialista en psicoterapia femenina y temáticas de género, enfatiza que estas recomendaciones nos ayudarán a ir desarrollando un espacio dentro de nosotros para estimular la autoestima y de esta manera ser capaces de lograr todo aquello que nos proponemos sin sabotearnos.

Finalmente podremos asignar cada pensamiento a su lugar real, observando nuestras posibilidades desde una perspectiva más objetiva y con ello superaremos las polaridades de nuestras ideas, así como también las ambivalencias en el miedo a tomar de decisiones sin el apoyo de otro.

Con información de BioBio 

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color