guardar fotos en amazon fotos
Amazon Fotos, una opción para almacenar recuerdos
19 de abril de 2021
Pasporte tiene nuevos parámetros según el Saime
¿Cómo sacar el pasaporte? SAIME estableció nuevos parámetros
20 de abril de 2021

El Síndrome del Impostor no te deja emprender: Te cuento mi experiencia.

síndrome del impostor

 

¿Has escuchado sobre el síndrome del impostor? hoy quiero hablarte de cómo superarlo, pero no narrando un artículo científico, sino contando mi historia que espero te sea útil para armarte de valor y aceptar tu éxito.

Verás, desde niños somos formados para el trabajo, incluso mucho antes de tener edad para trabajar nuestra mente está siendo programada para ello, en ese sentido, la mayor parte de nuestro tiempo estamos expuestos a niveles altos de evaluación, comparación y exigencia.

¿Pero qué ocurre  cuándo  el mayor nivel de exigencia no es externo? , ¿Cuándo incluso contra la opinión de los otros dudas constantemente de ti y tus logros?,  y así atribuyes tu éxito a la suerte o la casualidad pero no a tus habilidades.

Si una voz interior te dice que no eres tan buena  y que probablemente otros lo noten, tal vez estés padeciendo  de lo que se conoce como el Síndrome del Impostor.

Un patrón emocional que lleva a  pensar que cualquier logro profesional o personal que se adquiere es fruto del azar o la suerte y que no se debe a nuestros propios méritos.

En esencia se asocia a una incapacidad de percibir el éxito propio y a una sensación de falsedad frente al resto.

¿Cómo es vivir con el Síndrome del Impostor?: Te cuento mi experiencia

Esta debe ser la primera vez que me atrevo a escribir sobre esto, creo que el proceso de aceptarlo fue largo pero ahora que estoy consciente de ello he podido tomar medidas que me permiten avanzar.

El término “Síndrome del Impostor” fue acuñado por dos psicólogas clínicas en 1978, Pauline Clance y Suzanne Imes, después de llevar años trabajando con mujeres que llevaban historial de gran éxito académico y laboral que, paradójicamente, no se describían a sí mismas como exitosas y vivían constantemente con una sensación de falsedad.

A pesar de su nombre, el Síndrome del Impostor no es reconocido oficialmente como una afección de la salud mental y sus efectos solo aparecen en los entornos laborales, por eso no forma parte del Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales; un compendio elaborado por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA, en su sigla en inglés) que sirve como referencia a los psiquiatras de todo el mundo.

Eso no significa que no sea importante tenerlo en cuenta, especialmente porque esta condición es más habitual de lo que podríamos imaginar, estadísticas presentadas por la Dra. Valerie Young muestran que 7 de cada 10 personas lo han padecido alguna vez en su vida.

“No me siento a la altura”, “Hay otros mejores que yo”.

Creo que hay diferentes miedos o formas de expresarlos pero en el fondo el síndrome es el mismo: No te sientes suficientemente bueno, nunca eres lo suficientemente competente o capaz.

La sensación recurrente es que los demás piensan que yo sé mucho de un tema, pero en realidad yo pienso que no sé tanto, es una historia de nunca acabar.

Fíjate, tengo 15 años de experiencia profesional, estudios doctorales en las más reconocidas universidades de Europa, hablo 3 idiomas y he vivido y trabajado en más de 5 países, pero sinceramente me parece que he tenido mucha suerte y buenas oportunidades.

Entre las principales consecuencias, de convivir con el impostor, ya le digo así de “cariño”, está la hiperdedicación en las tareas, la búsqueda de los detalles, el perfeccionismo, y esto amigos puede ser agotador y limitar oportunidades.

¿Esto te suena familiar?  te cuento más, estudios señalan que quiénes padecen el síndrome del impostor no sólo tienen una alta exigencia en términos laborales o académicos, sino que es una autoexigencia que tiende a irradiarse a otros ámbitos de la vida. Son personas que tienden a sentir presión por demostrar que son exitosos en sus relaciones de pareja, familiares.

Lo que se va delineando es una sensación fatigante de casi nunca estar a la altura de las supuestas exigencias o expectativas de los demás, o sociales.

Según la explicación de la psicóloga Elizabeth Cox en internet, los mecanismos psicológicos de los afectados activan frenos internos que imposibilitan compartir grandes ideas, optar a ciertos puestos de trabajo o pedir merecidos ascensos.

Sin embargo, es importante sumarme al llamado de la psicóloga clínica Marianella Abarzúa, quién alerta que es clave no alarmarse en exceso, ya que incluso siendo una condición bastante común solo en reducidos casos será realmente limitante. Una buena notica, ¿no?

Carreras brillantes trastocadas por el Síndrome del Impostor

Síndrome del impostor Michelle Obama

Imagina estar en una sala atiborrada de niñas esperando presenciar una conferencia inspiracional; de manos de una de las 100 más brillantes abogadas de Estados Unidos y escuchar “Todavía sufro el síndrome del impostor”; esto que parece increíble sucedió en diciembre de 2018 en la Universidad de Oxford en Inglaterra, cuando la exprimera dama estadounidense  Michelle Obama reconoció al mundo esta faceta de su vida.

“No desaparece esa sensación de que no deberían tomarme tan en serio porque ¿qué sé yo (de la vida)? Lo comparto con ustedes porque todos tenemos dudas sobre nuestras capacidades, sobre nuestro poder y sobre qué es ese poder”. Agregó Obama.

¿Cuáles son las causas de este síndrome?

La psicología ha explorado este fenómeno desde muchos ángulos. La doctrina coincide en indicar que son múltiples causas las que dan origen a este síndrome. se considera que el entorno familiar puede tener cierto peso.

Cuando los niños y las niñas crecen comparándose con sus hermanos u otros familiares y en esa comparación el capaz e inteligente es el otro.

También cuando se da mucha presión para obtener buenos resultados académicos. Un “impostor” podría haber crecido sintiendo que las altas calificaciones eran esenciales para ganarse el amor de los padres, o como si los padres nunca estuvieran contentos sin importar lo que uno lograra.

Para algunas mujeres todo comenzó después de ser madres, a la hora de intentar combinar la maternidad con una carrera profesional muy demandante.

Emprender y síndrome del Impostor: ¡Es posible!

No te voy a mentir, emprender es difícil y requiere de  lo que me gusta llamar “mentalidad emprendedora”, la confianza  en uno mismo  juega un papel preponderante, así como otras herramientas emocionales para no decaer en momentos complejos. que te compartimos en esta web.

Es por ello que “vivir con el impostor” como es mi caso, le agrega un punto más de complejidad, pero no lo hace imposible, hay que darle la vuelta a eso, y ver los puntos positivos.

Puedo asegurarte, que los niveles de autoexigencia a los que estás acostumbrada te ayudarán a hacer frente a las nuevas exigencias que se te presentan en tu empresa o emprendimiento, solo debes trazar una estrategia, poner un límite y reconocerlo.

Es por ello que te daré mis cinco recomendaciones para convivir con el impostor y llevar las riendas de mi vida profesional sin pensar todo el tiempo que soy un fraude.

1 Armate con argumentos:  Detecta los pensamientos y sensaciones de saboteo que sientas, hecho esto, es buena idea contraponer esos pensamientos con la realidad buscando evidencias que “desconfirmen” la primera teoría.

2 Elabora tu lista de batallas ganadas: Esta técnica simple es un autentico cable a tierra: Consiste en enumerar tus victorias, no seas mezquina, grandes y pequeñas son bienvenidas y útiles para recordarte que nadie puede tener tanta suerte sin trabajo.

3 Reconcíliate con el fracaso: Recuerda que nadie es perfecto y que puedes fracasar en cualquier momento, aceptar esa variable te libera de la presión que te frena y no te permite  crear tu empresa o pedir ese aumento que mereces.

4 Compárate solo contigo:  La regla es dejar de compararse con los demás. Sin embargo yo le hice una adaptación, porque no tiendo a compararme con otros sino conmigo misma, pero la clave es hacerlo con las realidades y no con las expectativas. Por ejemplo, el año pasado atendí x cantidad de clientes y este año he atendido x o y. Así podrás ver lo que has progresado.

5 Habla abiertamente sobre lo que sientes: Hablar es liberador, y verás que muchas más personas están pasando por esta situación. No te pido que escribas un articulo como este contándole a Raimundo y todo el mundo, pero sí a tus cercanos.

No quiero terminar sin antes invitarte a emprender aún con miedos, no postergues más la decisión que cambiará tu vida y que puedes manejar perfectamente.

Comienza ahora, regálate la oportunidad de vencer el síndrome del impostor y creer en ti.  Contáctame y emprende conmigo, desde generar tu idea de negocio rentable, registrar tu empresa y aumentar tus ventas, aquí podemos ayudarte.

 

 

 

 

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color
 
Abrir chat
¡Agenda tu asesoría gratuita!