Alex Méndez el diseñador adobe
Alec Méndez, el venezolano escogido como embajador de Adobe para América Latina
14 de julio de 2021
Esquema 7+7 podría ser eliminado ¿Qué opinas?
15 de julio de 2021

¿Te imaginas al mundo publicitario sin cookies? ¡Pasará en 2023!

 

Mundo publicitario sin cookies ¿te lo imaginas? Resulta que el fin del uso de cookies de terceros se ha alargado hasta el 2023; de acuerdo con lo anunciado por Google en los últimos días, y será el nuevo plazo para que el ecosistema publicitario participe, realice pruebas y contribuya a la gestión de la privacidad; con el objetivo de adaptarse al nuevo paradigma que este cambio representa.

Esto significa que los métodos que utilizan hoy en día la mayoría de las agencias y anunciantes para definir sus estrategias digitales serán obsoletos, así como la mayoría de los algoritmos que dan soporte a las campañas actuales.

En 2020, Google anunció que se unirá a Apple y Mozilla para eliminar las cookies de terceros en su navegador web para 2022; ahora lo acaba de aplazar.

Entre todos ellos, Google Chrome (64%), Apple Safari (19%) y Mozilla Firefox (4%) toman hasta el 87% del mercado mundial de navegadores.

Una transición gradual

Esto significa que las cookies de terceros; que han impulsado la economía de la publicidad en línea durante las últimas dos décadas, pronto se incluirán en el historial de Internet.

Aunque todavía no está claro qué les seguirá, podemos estar seguros de que las empresas de tecnología más grandes del mundo invertirán mucho para asegurar una alternativa confiable.

A mediados de marzo, Apple y Mozilla ya implementaron su represión de cookies, pero Google había dado hasta 2022 para hacer la transición gradual. Sin duda, esto conducirá a una revisión radical de la economía en línea que afectará a todos los especialistas en marketing.

Para discernir cuán sísmico será este cambio y qué dejará como consecuencia, analicemos qué pasaría en un mundo publicitario sin cookies:

¿Te imaginas al mundo publicitario sin cookies? ¡Analicemos! 

Las cookies ayudan a las empresas a realizar una amplia variedad de funciones útiles en línea. Estos pequeños paquetes de datos se utilizaron por primera vez en la década de 1990 como una forma de que los sitios “recordaran” qué elementos había agregado un usuario a su carrito de compras.

Pronto, su uso se expandió para incluir la autenticación del estado de inicio de sesión, el seguimiento de los usuarios en diferentes sitios web y el almacenamiento del historial de navegación de un usuario.

En resumen, las cookies son un medio confiable de transmitir información sobre los comportamientos en línea de las personas. Y en algún punto del camino, la balanza se ha alejado de su confiabilidad y se ha inclinado hacia la invasión de la privacidad que las cookies pueden permitir.

Hay muchos tipos distintos de cookies. Los dos tipos más importantes son las cookies propias y de terceros.

Los sitios web almacenan las cookies de origen. Permiten que estos sitios web recuerden la configuración de un usuario y pueden mejorar significativamente la experiencia del usuario. Estas cookies no son el objetivo de los cambios recientes y futuros.

Las cookies de terceros son creadas y almacenadas por sitios externos, y no por el sitio que visita el usuario. Pueden rastrear al usuario a medida que se mueven por los dominios y reorientarlo con mensajes personalizados.

Facebook estima que la personalización crea el 50% de sus ingresos publicitarios, y la red social es clara en su creencia de que los próximos cambios limitarán su capacidad para personalizar los anuncios de manera eficaz. A pesar de todas sus limitaciones de privacidad, las cookies de terceros ofrecen resultados.

Adaptarnos a nuevos escenarios, siempre es la opción

El mundo sin cookies ciertamente hará campañas más amigables con la privacidad, lo que puede ser una gran oportunidad para ganar efectividad.

Las propuestas mostradas en Privacy Sandbox o en los nuevos enfoques contextuales; centralizan las necesidades y expectativas de los usuarios en el momento exacto de la interacción, habilitando potentes campañas de principio a fin en el embudo de ventas.

Depende de nosotros invertir la energía y los recursos necesarios para reinventar el ecosistema publicitario hacia un nuevo escenario ¿Vamos juntos?