fidelizacion-de-clientes
¿Fidelización del cliente? Cómo lograrla en tiempo de compras online
18 de mayo de 2021
El marketing digital, el aliado para proyectar tu negocio
18 de mayo de 2021

¿Qué es la internalidad del venezolano? ¡descubre a este motor para el emprendimiento!

Internalidad-y-transofrmacion (1)

La internalidad del venezolano es el motor para el el emprendimiento

 

Existen diversos factores que son determinantes a la hora de emprender, y la internalidad del venezolano es un motor que aporta al emprendimiento nacional. Esa capacidad del venezolano de ver el entorno y moverse en función de sobrellevar las situaciones es determinante. Sobre todo, cuando hablamos de ser capaces de darle la vuelta a las adversidades.

 Tener en la internalidad del venezolano un motor para el emprendimiento se ha estudiado por diversos expertos en el área. Uno de ellos es Juan Moya, director del Centro de Estudios para la Formación de Emprendedores (CEFE) Venezuela.

El CEFE, es un conjunto integral de herramientas de formación, diseñados para estimular cambios positivos en los diversos procesos de desarrollo del emprendimientos aplicando métodos de aprendizaje experiencial basado en simulaciones organizacionales.

La metodología CEFE se desarrolló por la Oficina de Cooperación Técnica del Gobierno Alemán (GTZ) en 1983. La misma se aplica por organismos de fomento y desarrollo en más de 140 de países en el mundo. Asimismo, tiene más de 5.480 usuarios registrados, 20 mil facilitadores certificados y 20 millones de participantes en talleres de capacitación.

Juan Moya, ha sido pionero el CEFE en Venezuela; y desde el 2015 se ha dedicado a la formación de emprendedores en Venezuela. Moya basa su plan de formación en 4 bloques de competencias del emprendedor:

  • Logros: Aprovechar oportunidades, exigir calidad, persistencia, correr riesgos calculados, cumplimiento de los compromisos
  • Poder: Persuasión y redes de apoyo, autoconfianza e independencia
  • Planificación: Búsqueda de información, planificación y control, fijar metas
  • Competencias transversales: Creatividad e internalidad.

Es precisamente en esta última competencia en la que Juan Moya centra una de las ponencias que ha presentado ante el Congreso de Innovación y Emprendimiento. En su trabajo de investigación analiza la internalidad del venezolano como motor que impulsa el emprendimiento en el país.

La internalidad: Un motor para el emprendimiento ¿De qué se trata?

Juan Moya Director de CEFE Venezuela

Juan Moya director del CEFE Venezuela

Juan Moya detalla que el objetivo central del plan de formación de CEFE no se basa solo en que la persona emprenda un nuevo negocio, sino en formar ciudadanos emprendedores para el desarrollo del país. Pero ¿de qué se trata la internalidad? Pues bien, cuando se habla de esta capacidad se está refiriendo a la capacidad del ser humano de mirar hacia su interior  y realizar una revisión exhaustiva de la realidad.

Este proceso debe conducirlo a un reconocimiento de la realidad, en otras palabras se trata de hacernos cargo de lo que ocurre en nuestras vidas. Es decir hacernos cargo de los éxitos que nos ocurren, pero también asumir con la misma entereza los fracasos.

El director de CEFE, destaca que internalizar significa hacer una interpretación de lo que ocurre, esto debe conducirnos a una serie de acciones con los cuales aspiramos una serie de resultados enfocados en nuestra revisión interna. Este proceso debe llevarnos a la instancia donde hacernos cargos de lo que ocurre es la decisión más acertada, es decir tomar las riendas de la situación sin mirar a los lados o trasladar las culpas a nuestro entorno.

Es decir, debemos trascender la posición de ser un ciudadano víctima a un ciudadano emprendedor, que mira a la adversidad como una oportunidad y no como la excusa para seguir en un lamento permanente. significa de mirar hacia nosotros mismo como responsables de lo que ocurre, y no trasladar la responsabilidad a lo agentes externos.

De víctima a emprendedor exitosos en un solo paso

En el desarrollo de su ponencia Juan Moya explica que cuando tomamos a la internalidad como el motor para impulsar nuestros proyectos de negocio y transformar nuestra realidad entonces estamos frente a una decisión que nos ofrece dos opciones. La primera es continuar trasladando culpas y quejándonos de nuestra realidad o saltar hacia el éxito.

Este salto nos debe conducir a una cambio total de nuestra realidad pasando de ser un ciudadano víctima, a un ciudadano protagonista hasta convertirnos en ciudadanos emprendedores. En simple palabras solo tú y nadie más que tú tiene en sus manos la capacidad de transformar su realidad o continuar en el mismo escenario de fracaso, queja y pesimismo.

Exalta Moya, que para que la víctima se convierta en emprendedor debe pasar por un proceso de autoevaluación que parte desde la interpretación. Ese momento de ver lo que somos y tenemos y transformarlo en lo que seremos y tendremos, en otras palabras una proyección a futuro.

Pero ¿De dónde parte todo este proceso de la interpretación? del momento en el que en nuestras vidas surgen tres interrogantes principales: ¿Qué pasa? ¿Qué quiero? ¿Qué puedo hacer?. La primera interrogante nos hace aterrizar en la realidad, la segunda nos lleva a plantear objetivos y la tercera en las acciones a tomar para conquistar los objetivos planteados.

La internalidad como trampolín para el emprendimiento

INternalidad-emprendimiento

Transformar al ciudadano víctima al ciudadano emprendedor parte de una evaluación de la internalidad

Durante su ponencia, Juan Moya, resalta que una vez interpretada nuestra realidad y ser conscientes que necesitamos un cambio en nuestras vidas, comienza la ruta del aprendizaje. Este se divide en tres niveles iniciando por aquel en el que trazamos expectativas frente a una realidad concreta, y al final de algunas acciones solo evaluamos o bueno o malo que cada evento.

Un segundo aprendizaje tiene que ver con mirar más allá de las expectativas trazadas al principio y vamos a una visión más amplia del entorno. Un proceso que llamaremos transformación porque parte de la visión de que se debe hacer algo para cambiar esa realidad.

Y un último pero más trascendente aprendizaje, es aquel marcado por una evolución de la situación. Este es el punto más importante cuando tomamos a la internalidad como el motor impulsor del emprendimiento. Pues en este, punto del proceso es cuando se materializan una serie de acciones que derivarán en una transformación de la realidad en la que vivimos.

Par Juan Moya, este es el objetivo final de todo el proceso de revisión de la internalidad. En este punto la transformación de la persona o convierte en un ciudadano para el emprendimiento y el éxito. Un sujeto con la capacidad a lo interno y tomar de sí mismo los elementos necesarios para el éxito.

Un ciudadano que mire a su alrededor y vea infinitas oportunidades donde los demás solo ven dificultades. Donde el yo interno sea el generador de acciones transformadoras, y no el cúmulo de quejas y lamentos por la realidad que vive.

No busques en otro lugar las respuestas a situaciones que solo tú y tus acciones pueden transformar.