¿Cómo liberar espacio del teléfono? ¡Atento! WhatsAap ocupa mucha memoria
26 de mayo de 2022
¿Sabes que 1.262 bienes de importación ya no cuentan con exoneración arancelaria?
27 de mayo de 2022

Pensar demasiado versus resolver problemas ¿Qué prefieres?

No queremos darte una orden, pero si pasas de forma recurrente por este proceso de pensamiento obsesivo te recomendamos leer este artículo para qué sepas que no eres el único y que hay maneras de salir de allí.

Valora este post

 

Pensar demasiado puede ser un problema; y la resolución de problemas es una gran habilidad y puede ser muy productiva. Puede ser fácil creer que todas nuestras preocupaciones y pensamientos excesivos en realidad están resolviendo problemas. Pero hay una diferencia clave.

“Cuando se presenta un problema, la lluvia de ideas sobre posibles soluciones es una estrategia de afrontamiento positiva”, dice Natacha Duke, psicoterapeuta. “Con el exceso de pensamiento, lo que sucede es que rumias, que es cuando vuelves una y otra vez sobre un problema. Pero no hay una resolución real. Te quedas atrapado en el bucle de pensamiento y terminas donde empezaste. En algunos casos, incluso puedes terminar con más preocupación y ansiedad”.

Deseas concentrarte en resolver problemas que están bajo tu control y practicar dejar ir el resto. Ya sea que pases 20 minutos o dos horas reflexionando sobre un problema, no te brindará el alivio y la satisfacción que espera. Por lo tanto, hay que hacer todo lo posible para reconocer cuándo estás pensando demasiado.

A ver, ¿Tus pensamientos te mantienen despierto por la noche? ¿Cuestionas cada decisión que tomas? ¿Te imaginas los peores escenarios? Si es así, es posible que seas un pensador o pensadora excesiva.

Si bien puede creer que continuar pensando y repensando las cosas que le molestan es la solución de problemas, este hábito de pensar demasiado generalmente no proporciona ninguna solución.

De hecho, pensar demasiado crea más estrés al enfocarse en lo negativo, vivir en el pasado y preocuparse por su futuro.

Duke,  habla sobre si pensar demasiado es una enfermedad mental y los pasos que puede seguir para dejar de pensar demasiado.

Pensar demasiado versus resolver problemas

Duke, responde una inquietud muy frecuente: Pensar demasiado no es una enfermedad mental; pero advierte que puede ser un síntoma de depresión o ansiedad.

Pensar demasiado se asocia comúnmente con el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), dice Duke. El TAG se caracteriza por la tendencia a preocuparse excesivamente por varias cosas.

“Alguien puede desarrollar Desorden de Ansiedad Generalizada debido a sus genes. O podrían ser factores de personalidad como la incapacidad de tolerar la incertidumbre en la vida. Y podrían ser experiencias de vida”, dice Duke. “Normalmente, es una combinación de los tres”.

Aquellos con Desorden de Ansiedad Generalizada pueden experimentar:

  1. Preocuparse excesivamente por varias cosas durante al menos seis meses.
  2. Dificultad para controlar la ansiedad, que puede interferir con la capacidad de funcionar.
  3. Los síntomas físicos del TAG pueden incluir inquietud, dificultad para concentrarse y problemas para dormir.

Pensar demasiado y recurrentemente sobre esto:

  1. En el peor de los casos.
  2. Toma de decisiones, incluyendo dudas.
  3. Que los demás estén bien
    Pensar demasiado versus resolver problemas: ¿Cuál es el dilema? que “Empezarás a preocuparte por una cosa y luego te preocuparás por algo completamente diferente. Puede comenzar a preocuparse por el trabajo y luego comenzará a preocuparse por el dinero. Y eso lleva a preocuparse por perder su trabajo”.

¿Qué se puede hacer para superar el pensamiento excesivo?

Ahora sí lo más importante ¿Cómo dejo de pensar tanto? Si estás al límite: Dificultad para conciliar el sueño o limitaciones en la vida diaria: Debes acudir a un especialista.

“El tratamiento más efectivo es la terapia cognitiva conductual”, dice Duke. Su terapeuta trabajará con usted para desafiar sus pensamientos negativos y desarrollar habilidades de afrontamiento que pueden ayudar a aliviar sus preocupaciones.

Duke también dice que las estrategias de afrontamiento positivas como la meditación, leer o escribir sus preocupaciones pueden ayudar a disminuir su ansiedad.

También es importante asegurarse de tener el apoyo social adecuado y de resistir la tentación de mantener las cosas adentro. Y no se olvide de participar en hábitos saludables como comer una dieta bien balanceada y hacer ejercicio.

 “Además, trate de evitar tener muy poco o demasiado tiempo de inactividad y participar en muchas redes sociales o consumo de noticias, ya que estas cosas también alimentarán la ansiedad”.

Con información de Cleveland Clinic

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color