empresas-unicornios
Empresas unicornio: ¿Qué podemos aprender de su éxito?
25 de enero de 2021
cafe-venezolano
Café venezolano y desarrollos turísticos ¡huele a exquisitez!
26 de enero de 2021

No hacer nada, el negocio de un japonés por el que recibe miles de solicitudes

Aunque estudió un posgrado en terremotos, el japonés Shoji Morimoto fundó un negocio en el que cobra US$100 dólares

El negocio de no hacer nada, le ha servido a un japonés de 37 años para construir una exitosa carrera alquilándose para acompañar a quien no quiera ir solo al supermercado, comer solo o necesite una segunda opinión por algún proyecto que esté realizando.

Shoji Morimoto es el hombre que contó a la BBC  detalles del negocio de no hacer nada y por qué decidió abandonar la formalidad y “estabilidad” de su anterior empleo.

En 2018, Morimoto inició esta aventura por la que hoy se ha pasado de ser  un simple hombre de mediana edad de Tokio, a una pseudo celebridad, con más de 270.000 seguidores en Twitter, apariciones en televisión nacional, entrevistas en revistas e incluso sus propios libros y manga en Amazon; lo cual es bastante sorprendente, considerando que este hombre ha construido su éxito básicamente no haciendo nada más que conocer gente al azar, escuchar sus historias, o simplemente estando físicamente allí para ellos.

El negocio de No hacer nada

Marimoto tiene entre las normas de su negocio, dejar claro que durante el tiempo “de trabajo” esencialmente  no puede hacer nada más que comer, beber y holgazanear.

En agosto de 2018, Shoji Morimoto anunció su revolucionario servicio al mundo, a través de un tuit dijo que estaba disponible para cualquier persona que necesitara a alguien para diversas tareas básicas, como ver, escuchar o simplemente estar físicamente presente. Al cliente solo se le cobrarán sus costos de transporte y alimentos o bebidas (si las hubiera).

El Negocio de no hacer nada de Morimoto rápidamente se hizo popular en las redes sociales, y antes de que se diera cuenta, se vio inundado por solicitudes de desconocidos. Su número de seguidores en Twitter creció de unas pocas docenas a más de 170.000 en un año, y ahora supera los 270.000.

De estudiante modelo a holgazán

Shoji Morimoto fue un estudiante modelo. Trabajó duro, obtuvo buenas calificaciones y se graduó con una maestría en física de la prestigiosa Universidad de Osaka. Consiguió un trabajo como editor de libros; pero en 2017 después de tres años en la empresa_ renunció al darse cuenta de que no era la carrera que realmente quería.

El joven contó que su decisión fue influenciada por leer a Nietzsche, cuyo trabajo cambió por completo su perspectiva de la vida. «Fui a la escuela de posgrado porque las personas a mi alrededor estaban haciendo eso, así que me quedé sin pensar, rara vez vivía por mi propia iniciativa», dijo Morimoto.

No hacer nada, el oficio de un japonés

El negocio de no hacer nada

Mr. Rental

A medida que su popularidad creció, comenzó a recibir solicitudes de cadenas de televisión, revistas y eso le generó aún más clientes. Hoy, “Mr. Rental” va tan bien que la mayoría de los días sale de casa alrededor de las 8:30 de la mañana y sólo regresa a las 10:00 de la noche.

Curiosamente, el servicio del hombre de 37 años es básicamente gratuito, ya que el cliente solo tiene que pagar el costo de su transporte a varias partes de Tokio, y cualquier alimento o bebida que consuma.

Pero dice que la gran mayoría de la gente insiste en pagarle más por su tiempo, y aunque al principio le daba vergüenza aceptar su dinero, con el tiempo se ha acostumbrado. Entonces, ¿qué hace un hombre que no hace (técnicamente) nada? Bueno, Shoji explica que sus tareas varían mucho.

Algunas experiencias del negocio de no hacer nada

En un tweet reciente, detalló una tarea en la que fue invitado a un hotel de cinco estrellas por un hombre que visita hoteles de cinco estrellas aproximadamente una vez al mes, como pasatiempo. La persona lo alquiló porque quería contarle a alguien sobre su pasatiempo, así que Shoji simplemente lo escuchó durante tres horas…

Entre sus muchas experiencias como persona que no hace nada, a Mr. Rental se le pidió que asistiera a una ceremonia de boda por una persona que, por alguna razón, no había invitado a sus amigos; en otra oportunidad, una mujer le pidió que la acompañara mientras presentaba una solicitud de divorcio, porque estaba sola y no tenía a nadie más a quien llevar. “No tienes que hacer nada”, le escribió una persona.

«Solo quiero que alguien que no sea un miembro de la familia, amigo o amante, que no me conozca en absoluto, esté conmigo». Shoji les hace saber a las partes interesadas que no tiene ninguna habilidad especial y que en realidad no quiere hacer nada. Todo lo que realmente se compromete es a estar allí, a su lado.

Puede escucharlos, dar respuestas breves, caminar o sentarse junto a ellos, pero aparte de eso… No hace nada. Increíble manera de darle la vuelta a la adversidad.