Aplica el lead magnet y gana más clientes
11 de octubre de 2022
¿Cómo comprar acciones de Cantv? ¡Tienes oportunidad hasta el 18-O!
13 de octubre de 2022

Menos amables, el rasgo distintivo de muchas personas tras la pandemia

¿Menos amables tras la pandemia? Si te sientes así, mira lo que dice este estudio de la Universidad de La Florida

Valora este post

 

Menos amables tras la pandemia, así parece ser ahora la personalidad de muchos o al menos eso concluye un estudio realizado por la Universidad de la Florida.

El estudio revela que los cambios sobre todo se evidencia en los jóvenes, que se reconocen más neuróticos y menos amables que en 2019.

El estudio, publicado en PLoS ONE, ha detectado cambios en la personalidad en los últimos dos años de pandemia en un número significativo de personas.

Esto es relevante, porque tradicionalmente en psicología “se entiende que es difícil cambiar la personalidad”, precisa a Newtral la psicóloga Silvia Álava Podríamos citar tantos testimonios como personas hay en un país.

Tú misma o mismo podrías relatar tu experiencia: o bien te pusiste a hacer pan –cosa que antes no hacías–; o a comer mejor; o a beber más alcohol; o a salir menos –cuando estaba permitido–, o a hacer ejercicios.

Pero, por ejemplo, difícilmente habrás cambiado tu personalidad como para dar un cambio drástico a tu vida… O sí. A ver, cuando nos topamos con este estudio no evité recordar a mi padre diciéndome que dejara de romantizar a la pandemia como una etapa que nos haría mejores personas porque, según él que nos es psicólogo ni sociólogo, los seres humanos difícilmente cambian y pocas veces, cuando eso sucede, es para bien.

Creo que mi padre tiene poca fe en la humanidad.

Pero volvamos a lo que dicen los expertos, la psicóloga Silvia explica que en la personalidad, hay cinco rasgos que se presuponen poco alterables en el tiempo y algunos, más bien ajenos a nuestras vivencias, aunque no del todo.

Ella deja una pregunta en el aire: ¿Tan duro ha sido el impacto de la pandemia colectiva e individualmente como para que se hayan producido cambios en la personalidad?

¿Sientes que has perdido en amabilidad? ¿Actúas con menos empatía? ¿Te sientes más neurótico o neurótica que en 2019? ¿Se sienten menos amables tras la pandemia? ¡No eres la única persona!

La idea es que la pandemia nos ha convertido ‘en otras personas’ para ciertos rasgos.

“Los llamados big five en psicología: neuroticismo, extroversión, apertura a lo nuevo y empatía o responsabilidad, aunque podríamos considerar otros”, matiza Silvia Álava, que no ha participado en este estudio, sino que ha analizado los resultados.

La personalidad se considera algo estable, que no cambia fácilmente por eventos estresantes como catástrofes.

Menos amables tras la pandemia, eso dice un estudio y aquí están los detalles

El estudio fue desarrollado por un equipo de la Universidad del Estado de la Florida (EE.UU.) liderado por Angelina Sutin, destaca que “en pandemia, la personalidad de los adultos jóvenes fue la que más cambió, con aumentos marcados en el neuroticismo y disminuciones en la amabilidad y la ‘escrupulosidad’ o empatía”. Este último término se entiende aquí como cierta conciencia de nuestros actos, algo cercano a autocontrol o responsabilidad.

Los sujetos analizados, unos 7.000 estadounidenses, tendieron a volverse “más malhumorados y más propensos al estrés, menos cooperativos o confiados y menos comedidos y responsables”.

Pero no fue lo mismo 2020 que 2021. En el segundo año de pandemia, los más jóvenes se hartaron antes y reconocieron ser menos empáticos, por ejemplo.

«Saldremos mejores», era el lema casi corporativo que se nos repetía sin importar el idioma. En perspectiva, la psicóloga Sarai Fernández (Center Psicología Clínica) cree que aquella afirmación solo podría haber tenido sentido desde el punto de vista de la resiliencia. Pero incluso con este sentido, “hemos llegado al límite para sobreponernos”.

A su modo de ver “no, no hemos salido mejores personas, creo que lo teníamos clarísimo. Somos animales sociales. Cuando dejamos de entrenar esas habilidades sociales, perdemos esa ‘masa muscular’ emocional”.

Eso se percibe especialmente en el “rasgo del neuroticismo (el más ligado al estado de salud mental), sobre todo en adolescentes, que están en aprendizaje social”.

Muchos de ellos han vivido el paso de la infancia a la adolescencia encerrados o con una socialización casi limitada a las pantallas. Eso marca.

¿Disminuyó el bienestar? Por eso somos menos amables tras la pandemia

Desde la Universidad de Medicina y Salud de Irlanda, la psicóloga Jolanta Burke apunta que “los cambios de personalidad detectados en este estudio pueden explicar de alguna manera la disminución en el bienestar que hemos visto durante la pandemia”.

Un impacto colectivo sin precedentes, “ni siquiera una guerra”

El estudio es complejo. Y no menos complejo es sacar conclusiones en caliente; la pandemia ni siquiera ha acabado. Jugamos con esos cinco rasgos universales pero con matices locales. ¿Cómo se miden estas cosas? Lo explica el psiquiatra en el Hospital Clínic de Barcelona Joaquim Raduà, de IDIBAPS en el SMC de España: “Las pruebas de personalidad valoran la tendencia de una persona a mostrar comportamientos parecidos en diferentes contextos.

Por ejemplo, para medir tu extraversión te preguntan si tiendes a hablar con los demás en la mayoría de las situaciones, si eres habitualmente sociable, etc. Todos podemos sentirnos más habladores un día y más reservados otro. Pero una persona con extraversión elevada tiende a ser habladora o sociable la mayoría de las veces”.

En general, los estudios anteriores no habían detectado asociaciones entre los eventos estresantes colectivos (terremotos, huracanes, etc.) y el cambio de personalidad. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha afectado a todo el mundo y a casi todos los aspectos de la vida, incide la doctora Álava.

“Los estudios hechos en situaciones extremas son los que te permiten ver cambios, mínimos, pero ahí están”, señala. “La pandemia tuvo algo único. Nos encerramos prácticamente todos en el planeta.

La humanidad estaba amenazada por igual. Ni siquiera su impacto es como el de una guerra. Las guerras son estresantes para quienes las viven, pero no tienen incidencia mundial”, apunta.

Tampoco es comparable a otras calamidades de gran impacto. “En las catástrofes naturales opera la psicología de emergencias –recuerda Sarai Fernández–.

Crea un trauma de un solo momento, personal o vicario. Hay gente que adquiere un trauma por ver imágenes. Es distinto a una pandemia, nueva, sostenida y cambiante. “Al final, tenemos hartazgo”.

Para los autores del estudio, hemos tenido que cambiar tantas formas de relacionarnos que, al final, eso ha inducido a un cambio en la personalidad. “Pequeño, pero significativo”. Eso va por edades. Así que no fue lo mismo 2020 que 2021.

Y Tú, ¿Cambiaste? ¿Te sientes menos amable tras la pandemia?

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color