“En3Nosotras” el evento que Movistar prepara para fomentar el liderazgo femenino
9 de marzo de 2022
Profranquicias optimista con perspectivas del sector para 2022
10 de marzo de 2022

La sostenibilidad como premisa empresarial: Conoce el caso de L’Occitane y Lush

SOSTENIBILIDAD EJEMPLO L’Occitane y Lush

Lush Inventa sus propios productos y fragancias. Los realiza a mano con poco o nada de conservantes o envases, utilizando solo ingredientes vegetarianos y siendo transparentes respecto a cuándo se elaboraron.

Valora este post

 

La sostenibilidad como premisa empresarial es un compromiso más que un esnobismo; por eso las iniciativas de sustentabilidad comienzan desde arriba. Invertir en el crecimiento y desarrollo personal de todos los empleados puede ayudar a fomentar entornos de cambio más efectivos.

L’Occitane y Lush, compañías minorista de cosméticos, francesa e inglesa, respectivamente; así lo creen. Ambas marcas están tratando de integrar el crecimiento y el desarrollo personal en sus estrategias de sustentabilidad. Su objetivo: Convertir los valores individuales en un cambio organizacional.

Lush a menudo cierra sus tiendas por huelgas climáticas para alentar al personal a unirse a las protestas y lleva a los empleados a viajes a las instalaciones de reciclaje para mostrar el impacto de las políticas de empaque, junto con una capacitación más formal.

Mientras tanto, la Agenda de impacto de Lululemon_ – minorista de ropa deportiva con capital estadounidense y canadiense- brindará 40 horas de aprendizaje remunerado y tiempo de voluntariado para todos los empleados de tiempo completo para 2025. También organiza un Día de valores remunerado anual para que los empleados inviertan tiempo en ellos mismos o en sus comunidades.

En 2021 la empresa de ropa deportiva lanzó la venta de segunda mano. Diseñado para que los clientes se replanteen, den una segunda vida y redescubran los productos Lululemon a través de un programa de intercambio y reventa

Apostar por causas transversales, como la sostenibilidad, el bienestar social o la equidad de género; además de ser un ejercicio deseable y necesario, es una auténtica y rentable inversión; que, en consecuencia, se puede ponderar y cuantificar.

En ese sentido, por poner un ejemplo reciente, está el informe presentado a inicios de año por la multinacional alemana de software, SAP (SAP Insights), en el que se analizó la relación que perciben las compañías entre la sostenibilidad y el rendimiento de sus negocios.

La sostenibilidad como premisa empresarial repercute positivamente en las finanzas

En este, se evidenció que ya existe un lote de empresas de 17% que asegura que la sostenibilidad repercute en su situación financiera, rendimiento y resultados; y que, como si fuera poco, les da más conocimiento para tomar decisiones en cuanto a su impacto medioambiental, frente a aquellas organizaciones que hasta ahora se acercan a dicho concepto.

La sostenibilidad como premisa empresarial, un objetivo que muchos se lo toman en serio

Estas empresas han asumido que la motivación a su personal es clave para considerar que tienen una empresa con valores de sostenibilidad; por esa razón en L’Occitane, por ejemplo, este proceso comienza en el reclutamiento.

“Queremos que las personas se vean a sí mismas como cultivadoras del cambio, por lo que es crucial proporcionarles información por goteo. No se puede hablar de algo una vez; y esperar que la gente lo entienda”, dice la directora de aprendizaje y desarrollo y comunicación interna de L’Occitane, Sophia Hosier.

la multinacional francesa procura la trazabilidad de sus productos, lo cual permite asegurar que los ingredientes que utilizan, se cultivan y se recolectan respetando el entorno y la biodiversidad.

Los nuevos empleados pasan por un proceso de inducción centrado en lo que los motiva y cómo esto se alinea con los valores de la empresa. Luego; el personal asiste a reuniones mensuales con Recursos Humanos y tiene planes de desarrollo y tutoría individuales. El éxito puede ser más difícil de medir, agrega Hosier, pero las revisiones de pares y de uno mismo ayudan.

En Goodwill Industries International, Brittany Dickinson ahora está trabajando para crear grupos de comentarios de empleados no jerárquicos.

“Los jóvenes son los que más saben sobre lo que podría ser la moda”, explica, “pero no necesariamente tienen la experiencia en la industria para hacer realidad esa visión. Los líderes necesitan escucharlos y trabajar con ellos”.

Ruth Andrade, que lidera el impacto regenerativo y el desarrollo organizacional en la marca de belleza británica Lush, debe su carrera a un intercambio intergeneracional como este. Su carrera en sustentabilidad comenzó cuando el CEO Mark Constantine entró en la tienda en la que estaba trabajando, y Andrade, una vegana y defensora de los derechos de los animales, comenzó a interrogarlo sobre los puntos ciegos ambientales de la empresa. La semana siguiente, la ascendió para ayudar a encontrar soluciones.

Motivar al personal es una clave en estas empresas

Andrade dice que las historias humanas son la clave para replicar la inversión personal en sostenibilidad. “Nuestras campañas son la mayor fuente de desarrollo personal para las personas que trabajan en Lush”, explica.

En 2020, se crearon los Objetivos de Desarrollo Interno (IDG) para complementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

“Si bien los ODS ofrecen un marco para lo que debemos lograr, los IDG analizan cómo lograrlo”, dice Simon Anholt, centrado en ser, pensar, relacionarse, colaborar y actuar. Actualmente, los IDG están aceptando socios de empresas de países enteros (Costa Rica ya está a bordo y Spotify es un socio de apoyo); con la esperanza de acumular las mejores prácticas en todas las culturas.

Con información de Vogue

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color