¿Créditos para motorizados? El Banco Bicentenario te los facilita
30 de abril de 2022
Daniel Dhers crea academia para preparar atletas ¡Gratuita!
2 de mayo de 2022

Evita la inflamación crónica ¡Cuídate!

Valora este post

 

 

La inflamación puede suponer algo normal en nuestro cuerpo, como respuesta de nuestro sistema inmune a ciertos eventos como heridas. Pero también existe un proceso llamado inflamación crónica, de la que no nos damos cuenta y que es la base de otras enfermedades más graves como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.

Lo que comemos afecta más allá que a nuestro peso. Hay alimentos que nos provocan irritación, nos causan hipersensibilidad o alergias y que afectan nuestro estado de salud.

Hay ingredientes responsables de la inflamación, que nos roban vitalidad, envejecen nuestras células y nos hacen sentir horrible.

  ¿Por qué se produce la inflamación?

Es una respuesta autoinmune natural. Es síntoma de estrés dentro de nuestro cuerpo, en señal de que algo va mal.

Cuando un elemento externo, como una bacteria o virus, entra dentro de nuestro cuerpo, el cuerpo reacciona atacándolo con una inflamación.

Cuando nuestro cuerpo se encuentra con un elemento tóxico o dañino dentro de su sangre se produce una inflamación sistémica, afectando a los órganos y estructuras internas.

El mal de muchos en el siglo XXI, es una inflamación crónica, es decir, prolongada en el tiempo causada por una constante exposición a contaminación, al tabaco, a la falta de sueño, al estrés, a los malos hábitos alimentarios.

Sin inflamación no podríamos recuperarnos de muchas afecciones habituales y recurrentes.

Pero cuando  persiste en el tiempo más allá de lo necesario y deja de responder al propósito reparador, se vuelve destructiva.

En estos casos hablamos de un proceso crónica, y mucho más complejo que acaba convirtiéndose en una disfunción en sí misma que facilita la aparición de algunas patologías complicadas.

Mira más detalles

De esta manera, la inflamación se clasifica en dos tipos principales:

  • Inflamación aguda: generalmente ocurre durante un período corto de tiempo. Los síntomas aparecen rápidamente y lo habitual es que se resuelva en horas, días o semanas. Este tipo ayuda al cuerpo a recuperar el estado previo a una lesión o afección. Ahora bien, cuando esta respuesta persiste, tiene lugar la inflamación crónica.
  • Inflamación crónica: es una forma más lenta y generalmente menos severa, que suele durar más de seis semanas. Puede ocurrir incluso cuando no hay lesiones, y no siempre termina cuando la enfermedad o lesión se cura. Este tipo deja el cuerpo en un estado constante de alerta que, con el tiempo, puede provocar un impacto negativo en los tejidos, órganos y sistemas.

Alimentos recomendados para mantener a raya a la inflamación

 

1 Cúrcuma

Se ha demostrado que la cúrcuma tiene grandes propiedades antiinflamatorias, por eso la llaman el Ibuprofeno natural.

2 Semillas de lino y chía.

Estas semillas son una muy rica fuente de ácidos grasos omega-3 con efecto antiinflamatorio en nuestro cuerpo.

3 Vegetales de hoja verde.

Contienen una gran cantidad de antioxidantes, entre ellos la clorofila, que nos ayudan a combatir la inflamación.

4 Coles y brócoli.

Las  coles y el brócoli, son altamente antioxidantes y con propiedades depurativas.

5 Alimentos probióticos.

El chucrut, el kimchi, el kefir de agua y el té kombucha nos ayudan a mejorar el estado de nuestra flora intestinal y de nuestras digestiones provocando un efecto depurativo y antiinflamatorio.
Frutos del bosque. Como los arándanos, moras, frambuesas son altamente antioxidantes y antiinflamatorios.

Con información de CuerpoMente

 

 

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color