como-evita-la-anciedad-financieras-ideas
¿Cómo enfrentar la ansiedad financiera? ¡Lee estas ideas!
8 de abril de 2021
Marapolio un juego que exalta al Zulia
Marapolio: La versión maracucha del Monopolio ¿Jugamos?
8 de abril de 2021

¿Es rentable tu negocio? te contamos cómo saberlo

Establecer un negocio rentable es un reto para los emprendedores

Hacer que tu negocio sea rentable será determinante en tu proyecto

 

La primera pregunta que se hace una persona a la hora de emprender un negocio es saber si  es rentable. Y es una inquietud más que lógica.

Porque en un mundo donde la situación económica no te da margen de error, pensar en lo rentable  de tu negocio es fundamental. Un aspecto determinante para el futuro que tendrá el negocio que tengas planteado desarrollar.

Esta evaluación del desenvolvimiento de tu negocio requiere una mirada crítica y alejada de sentimentalismos e ilusiones. En otras palabras, es determinar de forma clara y con cifras en mano, si te conviene seguir adelante o qué cambios debes ejecutar para revertir la rentabilidad.

Pero ¿Cómo saber si el negocio es rentable? pues lo primero que se debe considerar es que la respuesta está más allá del gasto y la ganancia. Pues aunque este aspecto forma parte de la rentabilidad, existen otros aspectos que debes considerar y poner sobre la mesa.

La rentabilidad se mide de varias formas: contable, económica y financiera pero a esto se suman otros puntos claves determinantes. Dentro de los puntos anexos se encuentra la revisión del costo de oportunidad, retorno de inversión, valor actual neto, evaluación beneficio-costo entre otros.

Tips para establecer un negocio rentable

  • Servicio o producto: Establecer el o los productos  ofertados o el servicio  prestado es fundamental. Allí radica el secreto de lo que tendrá tu negocio que no tienen los que ya existen en el mercado.
  • Evaluación de la competencia: Para que tu negocio sea rentable debes hacer una evaluación exhaustiva de lo que ya existe en el mercado. Esto te permitirá agregar a tu idea los atributos necesarios para marcar la diferencia. En este punto la innovación será más que necesaria.
  • Establecer el cliente meta: Tener en cuenta el público final al que estará dirigido tu emprendimiento te permitirá darle a tu oferta de negocio la clave del éxito. Como recomendación importante está la de segmentar el cliente meta teniendo en cuenta su ubicación, sexo, nivel socioeconómico y edad.
  • Costos: Este es el punto que para muchos emprendedores e inversionistas se convierte en clave para determinar la rentabilidad de su negocio. Para ello debes tener en cuenta que surgirán gastos administrativos y operativos, así como costos de producción.  Con estas cifras establecidas podrás asignar el valor de mercado que tendrá tu producto o servicio.
  • Simplificar gastos y aplicar estrategias de subsidios: Si la inversión para obtener un producto o prestar un servicio es mayor que las ganancias obtenidas debes minimizar los gastos. Para ello deberás priorizar lo necesario para que tu idea siga en marcha y desechar cualquier aspecto que desequilibre tus cuentas. Revisar si existen subsidios gubernamentales a tu idea también potencian la rentabilidad de tu negocio, pues te permite aumentar las ganancias muy por encima e la inversión realizada.

Más allá de las cifras

  • Evaluación de las tendencias: Constantemente debes evaluar el desarrollo del mercado en cuanto a tu ámbito de negocio. Las tendencias determinarán el comportamiento de los emprendimientos y quedarte atrás en cuanto a lo que otros ofrecen, puede ser un error grave a la hora de mantener en competencia tu negocio.
  • Innova: Tu idea de negocio no puede ser una camisa de fuerza que no te permita implementar ideas o aspectos nuevos. La innovación debe estar presente en tu día a día, pues brindará mayor atractivo a tu negocio y hacerlo más competitivo.

En la actualidad, los nuevos negocios son el factor determinante de la economía. Por ello es vital que tu idea sea rentable, para que los siguientes pasos sigan la senda del éxito.

No fracasa quien tropieza, sino el que no es capaz de superar las dificultades y salir adelante.