Ubii y una ronda de financiación exitosa: ¡Captó $4.5MM!
7 de septiembre de 2022
Comisión Técnica de Exportación, la iniciativa venezolana para la conquista de nuevos mercados
8 de septiembre de 2022

¿Qué es dismorfia productiva? Una percepción sobre ti mismo que puede hacer de tu trabajo un lugar tóxico

La Dismorfia de la Productividad ocurre cuando un trabajador tiene la sensación de que no está logrando o siendo lo suficientemente productivo, a pesar que sabe que ha dado todo en una tarea o trabajo.

Valora este post

 

Dismorfia productiva es uno de esos términos que nos resultan extraño, pero que al conocerlo nos alarma lo tanto que lo entendemos. Antes de compartirles el concepto, vayamos al ejemplo: La dismorfia productiva la padecen aquellas personas que sienten no estar siendo lo suficientemente productivas, a pesar de que lo sea; por tanto, desarrollan ansiedad, hastío y un permanente menosprecio por ellos mismos.

En un artículo para la revista Refinery29, Anna Codrea-Radolo explicaba la dismorfia productiva de la siguiente manera: “Es el alter ego de la ambición: el hecho de buscar ser productivos nos impulsa a hacer más a medida que nos priva de la capacidad para saborear cualquier éxito que podamos encontrar en el camino“. Tan pronto como haces cualquier tarea, los pensamientos de que lo has hecho fatal caen como una losa sobre ti.

Esto afecta principalmente a la  seguridad que tiene sobre sí mismo un individuo. Puesto que piensa que está haciéndolo mal todo el tiempo,

Toda dismorfia implica una disfunción en la percepción, en este caso, en la percepción del trabajo que realizamos.

La Dismorfia productiva es la nomenclatura que se utiliza para etiquetar a aquel trabajador que, a pesar de ser productivo y desempeñar bien su labor, considera que no lo es. Es decir, una persona con dismorfia productiva tiene una visión distorsionada acerca de cómo desarrolla su trabajo y los resultados que obtiene.

Sientes que en cualquier momento alguien se dará cuenta y te echará de la empresa. Vives y trabajas en vilo. También afecta, lógicamente, a tu autoestima: no eres capaz de ver las cosas objetivamente, lo bien que funcionas, así que no paras de juzgarte Y, esto, a su vez, afecta a tu rendimiento. Poco a poco puede que hagas las cosas peor de verdad, dado que estás amordazado, con miedo a soltarte y sin ser capaz de correr ningún tipo de riesgo. Menos creatividad. Menos entusiasmo. Menos goce”.

¿Alguna vez has sentido una desconexión muy grande entre lo que has logrado de manera objetiva y tus sentimientos al respecto? Con las respuestas a esta pregunta Codrea-Radolo llegó al término dismorfia productiva.

Rasgos asociados a la dismorfia productiva

1 Cansancio constante, producto de la sobre exigencia y sensación de que “nunca es suficiente”.

 

2 Pensamientos negativos respecto de ti mismo y tus propias capacidades.

 

3 Baja autoestima y confianza personal.

 

I Temor exagerado a cometer errores y visión catastrófica de ellos, en lugar de contemplarlos como una oportunidad para mejorar.

 

I Imposibilidad de disfrutar y reconocer logros propios.

 

Si se te presenta la dismorfia productiva tendrás tendencia a desarrollar síndrome de burnout, que surge debido a estrés laboral crónico. El síndrome del “trabajador quemado” o burnout syndrome sucede cuando el agotamiento y el desgaste físico y emocional que el estrés laboral ocasionan se producen por tiempo prolongado, derivando en una severa pérdida de bienestar e incluso en alteraciones de la personalidad.

 

Con información de Psicopedia

 

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color