Garage Digital, una herramienta gratuita y en español de Google para aprender marketing digital
30 de noviembre de 2021
“¿Ahora qué?” Mujeres venezolanas responden en TEDx Altamira Women
1 de diciembre de 2021

Cómo y qué comeremos en el futuro ¿Te has hecho esa pregunta?

Más personalizada y asistida por la inteligencia artificial, así se perfila la comida del futuro

Valora este post

¿Cómo y qué comeremos en el futuro? Según recoge la Organización de las Naciones Unidas en los objetivos que establece su Agenda 2030, “es necesario llevar a cabo un cambio profundo en el sistema agroalimentario mundial; en el caso de que se pretenda alimentar a más de 820 millones de personas _que padecen hambre_ y a los 2.000 millones de personas más que vivirán en el mundo en 2050”.

Dicho de otra manera: Alcanzar el objetivo pasa por el aumento de la productividad agrícola; pero además, el de la producción alimentaria sostenible para ayudar a aliviar los riesgos del hambre.

Sin duda, el del medio natural será uno de factores principales que determinarán las características de la alimentación del futuro.

A este respecto, numerosos profesionales ponen el foco en la importancia de abordar cambios en el sector agrícola y ganadero; es decir, de esta manera se reduce la emisión de gases, así como en impulsar a través de medidas más ambiciosas la lucha contra el cambio climático.

Cómo y qué comeremos en el futuro, acá algunos pilares de esa mesa de degustación

1 Productos más sostenibles

La sostenibilidad en la producción de alimentos puede reflejarse de múltiples maneras. Un ejemplo puede ser una cerveza elaborada con recortes del pan de molde, una mantequilla hecha con el agua de cocer los garbanzos o un snack confeccionado con las fibras sobrantes de la elaboración del aceite de girasol. También hay empresas que apuestan por los envases compostables.

2 Inteligencia artificial

La inteligencia artificial se empleará cada vez más para crear alimentos saludables. Gracias a ella, se precisarán muchas menos pruebas o análisis de laboratorio hasta dar con el producto buscado. “Un ejemplo claro es una mayonesa hecha con legumbres y vegetales en la que el fundador y director ejecutivo Amazon, Jeff Bezos, acaba de invertir 30 millones de dólares.

Tecnología a la carta ¿Cómo y qué comeremos en el futuro?

Y es que  la tecnología también esta llamada a ser determinante, pues, en la actualidad, ya florecen múltiples proyectos de investigación que han introducido recursos tan notables como herramientas que dan soluciones innovadoras en sus comidas a pacientes con cáncer, ‘apps’ que permiten entender las etiquetas nutricionales, sistemas de control de dolencias como la diabetes en dispositivos móviles, productos impresos en 3D, dietas basadas en el ADN u otras iniciativas que incluyen la inteligencia artificial, el ‘food tech’ o el ‘big data’.

No debemos olvidar tampoco que el descanso insuficiente, sedentarismo, la inadecuada hidratación, el abuso de aparatos electrónicos y el exceso en el consumo de alcohol o tabaco son factores que evitan que podamos hacerlo bien y se prevé que no van a mejorar mucho en los próximos años”, explica la dietista-nutricionista Cynthia Morillas.

3 Nutrición personalizada

Mientras los científicos siguen investigando y piden cautela al interpretar sus hallazgos sobre la influencia de la genética en la nutrición, hay restaurantes que ya se han lanzado a la aventura de diseñar una alimentación basada en los genes de cada persona. En esos locales se realiza un análisis genético a los futuros clientes unas semanas antes de que acudan a ellos y con los resultados obtenidos se elabora un menú personalizado de acuerdo con sus características genéticas, que indicarían qué alimentos les sientan mejor o son más convenientes para su salud.

Algunos ensayos se han hecho ¡Conoce la carne limpia que se hace en Argentina!

Científicos del Laboratorios Craveri, a cargo de BIFE, desarrollan la carne cultivada o limpia, un tipo  de alimento que no hace uso del sacrificio animal, sino de componentes  artificiales.
La directora de la División de Bioingeniería de Laboratorios Craveri, a cargo de BIFE, Laura Correa, detalló que para hacer carne cultivada, el proceso inicia en el campo. Allí, el laboratorio selecciona a bovinos en crecimiento y toma una pequeña muestra de tejido muscular del animal:
“Eso no lo podemos hacer cuando el ternero está de pie. Lo tenemos que tirar y quienes trabajan en el campo saben cómo hacerlo sin generarle un gran estrés. Le hacemos una incisión de manera quirúrgica. Esa muestra de músculo tiene alrededor de un centímetro cúbico”;  detalló.
A partir de esa pequeña muestra de tejido muscular, BIFE ostenta la posibilidad de fabricar cientos de kilos de carne artificial en su laboratorio en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Solo necesitan obtener las células madre_ también llamadas células satélites_ reseña el portal web de Sputnik.
“Guardamos un montón de inóculos, de potenciales generadores de mucha carne cultivada. Cuando queremos hacer la carne cultivada, se descongelan esos inóculos iniciales; y durante cuatro semanas se cultivan para generar las fibras musculares y lo que nosotros llamamos el producto final que es la carne cultivada”; detalla Correa.
Ese producto final, hoy en día se traduce en nuggets. Para eso, los científicos necesitan un biomaterial, un esqueleto que permita a las células generar una estructura.
“Trabajamos con proteína de soja, quitosano vegetal. Hay diferentes estrategias que nos permiten montar a las células en ese material para que se produzca todo este proceso de diferenciación”; agrega la responsable de BIFE.

Sólo para el acceso de pocos

Actualmente, el costo estimado del prototipo que elabora BIFE es de 1.000 dólares. “Aunque a futuro, los costos se podrán reducir para alcanzar una paridad con el precio actual de la carne tradicional. Otras start-ups están más avanzadas en el proceso de reducción de costos y en el escalado; incluso llegaron a ofrecer un producto de 10-20 dólares”, puntualiza la ejecutiva.
Logo Cantv color
 
Logo Cantv color