Youtube Shorts dará financiamiento a creadores de contenido
Youtube Shorts crea fondo para creadores de contenido
14 de mayo de 2021
vaccine covid-19
Fedecámaras mantiene sobre la mesa propuesta de traer vacunas anticovid
15 de mayo de 2021

¿Cómo nos ayuda emocionalmente tener una mascota?

Estar acompañados de una mascota nos puede facilitar el día a día.

Estar acompañados de una mascota nos puede facilitar el día a día.

¿Cómo nos ayuda emocionalmente tener una mascota? Este tema aún no es concluyente. Es común oír que la interacción con las mascotas, especialmente los perros, influye positivamente en diversos aspectos relacionados con la salud mental.  Sin embargo, científicamente no está comprobado.

Hablemos desde la experiencia. En cuarentena, quizás como muchos de ustedes, sentí la necesidad de tener un perrito en caso, sobre todo para acompañar a mi hijo.  Hoy son inseparables compañeros de juego.

Las mascotas son fieles, cariñosas y unas excelentes compañeras de vida. Su manera de tratarnos tiene un impacto muy positivo en nuestras vidas y, especialmente, en nuestro bienestar mental. De ahí que incluso se relacionen con fines terapéuticos. Por ello, durante esta pandemia la compañía de las mascotas ha cobrado tanto valor.

¿Un vínculo innato?

Jaume Fatjó, director de la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud en el departamento de psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona, explica que, si analizamos la convivencia cotidiana entre los perros y las personas, vemos que existe un vínculo que otorga beneficios desde el punto de vista psicológico. “Cuando se produce ese contacto; en muy poco tiempo se desarrolla un vínculo de forma bidireccional; se vinculan de diferente forma pero la vinculación es mutua. Es casi como una reacción química, como que pones juntos dos reactivos y no puedes evitar que no reaccionen entre ellos”, señala.

Desde el brote de Covid-19, ha habido un aumento sin precedentes en las adopciones y compras de animales en el mundo entero, ya que las personas buscan la compañía de animales para abordar los sentimientos de aislamiento y ansiedad. Si bien muchos informan que tener una mascota ha sido de apoyo para su salud mental, las investigaciones sobre los beneficios de tener una mascota y la salud mental aún no son concluyentes.

Hasta la fecha, la evidencia indudablemente muestra que interactuar con animales puede tener una variedad de beneficios para nuestra salud física y mental, aunque no se sabe con certeza qué está causando estos beneficios. Los estudios han demostrado, por ejemplo, que tener animales puede fomentar la actividad física. Esto es especialmente cierto para los dueños de perros y caballos. La investigación también ha sugerido que las mascotas pueden ser beneficiosas para la salud mental y el bienestar debido al apego o la compañía que proporciona el animal.

Sin embargo, en el otro extremo del espectro, las investigaciones indican que las mascotas pueden exacerbar los síntomas de salud mental en algunas personas. También se ha demostrado un aumento de la culpa y la preocupación excesiva, especialmente para aquellos que muestran un fuerte apego a sus mascotas.

¿Cómo nos ayuda emocionalmente tener una mascota?

¿Por qué estos hallazgos son tan inconclusos? Una razón de esto está relacionada con la forma en que se han realizado los estudios en esta área.

Muchos de los estudios que tenemos en la actualidad sobre este tema se han basado en estudios observacionales (como encuestas o entrevistas).

En lugar de investigaciones de intervención (como un ensayo controlado aleatorio que divide a los sujetos en dos o más grupos, pero solo asigna un tratamiento o intervención a uno de los grupos para ver el efecto).

Esto puede dificultar la obtención de conclusiones fiables sobre sus resultados. La tendencia a difundir resultados positivos sobre negativos (denominada “sesgo de publicación”) también puede tener un impacto adverso en las percepciones es de las personas.

La felicidad de una mascota en casa

La felicidad de una mascota en casa

La pandemia también ha cambiado la forma en que interactuamos con nuestras mascotas. En la Universidad de York, los coautores, la Dra. Elena Ratschen y la Dra. Emily Shoesmith, llevaron a cabo una gran encuesta de 5.926 personas (5.323 dueños de mascotas y 603 no propietarios) que investigó las relaciones entre humanos y animales durante el primer cierre del Reino Unido. El estudio encontró que casi el 90 por ciento de los dueños de mascotas notificaron que su mascota los había ayudado a sobrellevar mejor emocionalmente durante el encierro.

Se informó que los participantes que tenían mascotas tenían una salud mental más deficiente antes del cierre en comparación con los que no tenían mascotas, lo que indica una vulnerabilidad potencialmente mayor.

Pero los dueños de mascotas mostraron menos deterioro en su salud mental y sentimientos de soledad durante el encierro.

Esto podría indicar que las mascotas tienen un efecto “protector” sobre la salud mental de los propietarios.

Curiosamente, los sentimientos de cercanía de los propietarios hacia su mascota no variaron significativamente según la especie animal.

Mascotas, fuente de felicidad

Con sus travesuras y sus juegos, las mascotas nos conceden momentos entrañables. No es casualidad que la mayoría de personas sintamos una afección positiva de forma natural por los animales.

Fatjó comenta que más allá del hecho cultural, existen justificaciones científicas que corroboran este hecho.

“Se activan los mismos mecanismos neurofisiológicos que observas en las relaciones interpersonales. por ejemplo se liberan los mediadores químicos que normalmente se ponen en marcha en situaciones de interacción social”, indica. Algunas sustancias asociadas con el placer del contacto social, como la citosina o la dopamina, aumentan con esta interacción con los animales.