El teletrabajo a la carta: Una opción para todos
29 de agosto de 2021
CONVENIO-presidentes-inces-y-cantv-firman-acuerdo-telecomunicaciones
Cantv y el Inces se alían para formar personal en telecomunicaciones
29 de agosto de 2021

¿Cómo evitar el pensamiento excesivo?

pensamiento excesivo

“Quien piensa en exceso solo se centra en los problemas, jamás en las soluciones; y acaba agotado física y mentalmente”

 

¿Evitar el pensamiento excesivo? Sí, es una prioridad, porque a ver, pensar es bueno. Pero pensar en exceso puede enfermarnos. También se le llama parálisis de análisis, es una especie de comportamiento crónico que te enreda en un bucle de emociones negativas, que te atacan con gran intensidad.

La gente suele argumentar que son simplemente “pensadores” y niega tener un problema.

La principal diferencia entre un pensador y un pensador excesivo es que el primero sabe cuándo dejar de pensar.

Usted es una víctima definitiva si constantemente cavila sobre el pasado, se siente miserable por el presente y se preocupa por el futuro. Esta clase de pensamiento se caracteriza por elaborar cadenas larguísimas de ideas negativas, repetitivas, autofocalizadas y cíclicas. No es un trastorno psicológico como tal, pero sí “un rasgo que está detrás de muchas realidades clínicas como los trastornos del estado del ánimo (depresión, ansiedad), trastornos obsesivos-compulsivos e incluso de detrás de los trastornos de alimentación”.

Los que piensan demasiado suelen albergar resentimiento. Este pensamiento excesivo puede erosionar su cordura y mantenerlo despierto por la noche. Sus instintos no permanecen tan agudos y su sentido del juicio se vuelve inestable.

Pensar demasiado conduce al agotamiento y obstaculiza la creatividad a largo plazo. Pero no es una causa perdida. Puede controlar este comportamiento teniendo en cuenta algunas cosas.

Junto con los trastornos de ansiedad, el insomnio y el estrés general del día a día, otra palabra que aparece a menudo en las conversaciones habituales sobre la salud mental es pensar demasiado. Si bien es importante ejercitar el pensamiento crítico marcado por la precisión y la paciencia, a veces puede salirse de control y dejarnos abrumados. pensar de mas

Sin embargo, ¿cómo se puede diferenciar entre una amenaza real para su bienestar y una situación que simplemente conduce a bucles mentales inútiles y agotadores? ¿Cómo decidimos cuál es un nivel o intensidad de pensamientos normal y aceptable, y después de qué punto debemos abordarlos conscientemente?

El pensamiento excesivo, o sobrepensamiento, “se alimenta de la angustia, de las emociones mal gestionadas”, explica la psicóloga Valeria Sabater. “ Es como si tuviéramos una voz interna que actúa como un feroz castigador, alguien que pone en duda cada cosa que hacemos o decimos, alguien que nos recuerda los errores del ayer y se empeña en alimentarnos a base de miedos, de suposiciones, victimismos e incertezas”.

La persona que cae en este estado psicológico no tiene control sobre sus pensamientos, “la preocupación no se detiene, no tiene botón de apagado y algo así genera no solo un gran agotamiento físico y mental”. El estado de ánimo “se vuelve debilitante, y lo que es peor, quien piensa en exceso solo se centra en los problemas, jamás en las soluciones”.

¿Cómo evitar el pensamiento excesivo?

✥ Tenga cuidado con las señales tempranas. Cuanto antes actúe, mejor.
✥ Hacer ejercicio con regularidad ayuda a eliminar el desorden mental. Simplemente respire cuando se encuentre a la deriva. Siempre regresa al presente.
✥ Identificar patrones de pensamiento destructivos y reemplazarlos por constructivos.
✥ Lidiar con el pasado. Enfréntalo, razona con él, aprende de él y finalmente déjalo ir.
✥ Pase lo que pase, escoge el optimismo. Incluso si parece poco realista, no importa. Centrarse en las soluciones.
✥ Adopta un pasatiempo y desarrolle la concentración a través de él.
✥ Salir más con amigos y familiares. Las conexiones sociales son terapéuticas.
✥ Medita para ralentizar tus pensamientos.

Logo Cantv color
 
Logo Cantv color